Planificación

Parece obvio decir que la Planificación es necesaria en cualquier actividad profesional. Sin embargo, la realidad muestra que es una de las grandes carencias de muchas empresas ya constituidas, que les obliga a tener que tomar decisiones de forma “reactiva” ante lo que va sucediendo, práctica esta que es fuente de ineficiencia y de resultados no deseados (a veces con las peores consecuencias).

Cuando hablamos de emprendedores es, además, fundamental por tres razones:

  1. Permite Crear (y presentar donde sea necesario) un proyecto creíble y profesional.
  2. Ofrece al emprendedor un mapa a seguir, en un momento en el que suelen faltar recursos y experiencia.
  3. Asegura el haber tenido en cuenta todos los ángulos del proyecto y establece una idea clara de los pasos, los tiempos y los recursos que es necesario tener en cuenta.

Es por lo tanto La Herramienta que reúne y combina todo lo demás:

  • Servicios y productos.
  • Proveedores y costes.
  • Clientes objetivo y estrategia de comunicación.
  • Canales de distribución y Logística necesaria.
  • Medios técnicos.
  • Gastos.
  • Autorizaciones.
  • Punto de equilibrio, tiempos y financiación.

Existen modelos como el Lean Canvas que constituyen una ayuda en las tareas de planificación al contemplar todos los aspectos de la actividad que se va a desarrollar.

Para quienes no estén familiarizados con ella o les pueda resultar compleja, es recomendable utilizar la cuenta de pérdidas y ganancias que es, en definitiva, el resumen económico de todo el proyecto, y por lo tanto una guía sólida y fiable de planificación.

He visto con frecuencia como en el afán de “tenerlo todo ya”, las personas se saltan pasos. Y no es raro que uno sea el de realizar una buena planificación, pues para muchos deseosos de acción y hechos tangibles, puede resultar una parte tediosa y requerir de algún apoyo externo, mas téngase en cuenta, que -antes o después-, para el éxito a corto, medio y largo plazo de todo proyecto se ha de Planificar.

De las muchas las frases célebres que se han dicho sobre la Planificación, me quedo con la de Benjamín Franklin:  Si me diesen tres horas para cortar un árbol, utilizaría las dos primeras en afilar el hacha.

Javier Redondo

Redes sociales