Marketing de experiencias (customer experience)

MARKETING DE EXPERIENCIAS


El Marketing de experiencias se trata del que se basa en las experiencias, conectado en cierto modo con el Marketing emocional o de emociones.

La conexión entre los dos es porque buscan causar sensaciones o emociones en el consumidor, aunque el primero, en el que nos vamos a centrar no lo hace con el mensaje, sino construyendo algún tipo de experiencia que cale más en la audiencia.

 

En las estrategias de marketing experiencial se emplean vivencias de los usuarios que generen emociones positivas para crear esa unión. Las relaciones que se establecen con este tipo de acciones son más sólidas que con la publicidad convencional, aunque también es más difícil construirlas.

Esto no quiere decir que porque se empleen este tipo de actividades el resultado vaya a ser siempre exitosos, hay muchos otros factores que influyen en el proceso de compra. La atención al cliente, el packaging, la logística o el servicio, son algunos ejemplos.

Lo que sí es demostrable es que con el marketing experiencial se consigue una comunicación personal y se genera un mayor compromiso. Se centra en el individuo y en la estimulación de los sentidos.

 

Escuchar al cliente: para poder conocer a tus consumidores es muy importante practicar una escucha activa, saber qué es lo que les gusta.

 

Comunicación bidireccional: establece un diálogo con tu audiencia, la cercanía genera confianza.

 

10 aplicaciones para mejorar el marketing de experiencias

Cambia los ritos y lugares de consumo.

Las pop-up store, o tiendas temporales, o las tiendas multimarca son lugares perfectos para hacerlo. Vender libros en una tienda de sofás, para que, mientras pruebas el sofá puedas elegir el libro que más te interesa y llevártelo a casa para acabar de leerlo porque te ha enganchado.

 

Aporta al cliente más valor del esperado.

El valor de lo esperado que tiene un cliente no tiene por qué coincidir con el valor que la marca cree que el cliente espera. Dale lo prometido por la marca y lo esperado por el cliente y, a partir de ahí, intentar aportarle algo más de valor.

 

Educa al cliente.

No todos los clientes conocen y sabes cómo funciona tu marca, enséñales para que te conozcan y puedan saber la mejor forma de trabajar contigo.

 

Busca nuevas utilidades del producto o servicio.

¿Cuántas formas de tomar café conoces? ¿Qué pasó para que los teléfonos móviles se convirtiesen en smartphones? Alguien buscó nuevos usos y formas de consumo y así los productos continúan desarrollándose y creciendo junto al cliente.

 

Invita a los clientes a formar parte de tu comunidad.

Un cliente que forme parte de tu comunidad, on y offline, es un potencial prosumidor que puede convertirse en parte importante de la marca.

 

Crea propuestas exclusivas.

Propuestas sólo para tus clientes, para agradecerles su fidelidad. ¿Por qué? Porque conseguir un cliente nuevo es 5 veces más caro que mantener un cliente actual.

 

Innova con los clientes.

¿Por qué no les preguntas a tus clientes qué quieren? Los clientes te pueden dar mucha información sobre lo que estás haciendo mal o lo que podrías mejorar, pero también pueden ayudarte a hacerlo. Si les involucras se sentirán partícipes de la marca y estrecharán lazos con ella.

 

Asocia tu producto/servicio a un ritual.

Si consigues que el cliente asocie tu marca, producto o servicio a un acto habitual o a un ritual pasarás a formar parte de su día a día manteniendo una relación más estrecha y de confianza.

 

Satisfaz nuevas necesidades.

Si antes hablábamos de nuevas utilidades de productos o servicios ya existentes, también debemos trabajar en la innovación para satisfacer las nuevas necesidades que les surgen a nuestros clientes. Si no las satisfacemos nosotros, alguien lo hará.

 

Crea experiencias multicanal.

Si el consumidor utiliza todos los canales a su alcance, si la marca busca todos los medios para relacionarse con el cliente, si la compra se ha vuelto multicanal, ¿por qué nuestra campaña de marketing experiencial no va a ser multicanal también?

 

Ejemplos de marketing experiencial

Coca Cola

La famosa marca de refrescos ha logrado convertir la felicidad en su mensaje, sus anuncios publicitarios, así como todas sus estrategias van dirigidas a provocar emociones positivas en el consumidor.

Un ejemplo de ello fue su campaña “el cajero de la felicidad”, en ella ofrecían a través de un cajero electrónico dinero a cambio de buenas acciones. Fomentaban una experiencia distinta para el usuario que compartía con su entorno la vivencia.Coca Cola logró conectar con los afortunados que pudieron disfrutar de la acción.

 

Starbucks

¿Quién va a Starbucks sólo a tomar café? La firma ha conseguido convertir un producto tan cotidiano como el café en un artículo aspiracional. Un usuario de Satarbucks busca asociarse con los valores que la marca desprende, se considera moderno y desenfadado.

Cada local de la cadena es un ejemplo de marketing experiencial, la decoración, la presentación de los productos o el packaging, suponen una experiencia para el cliente.

 

Ikea

La compañía sueca ya nos tiene acostumbrados a sus innovaciones a la hora de relacionarse con los clientes. Para celebrar la apertura de nueva tienda en Japón decoraron los vagones de un metro con mobiliario y accesorios de su stock.

 

Y ahora que ya has aprendido que es emprender, desde MentorDay te agradecemos que valores el tip.

¿Te ha sido útil?

Haz click en las estrellas para valorar

Puntuación media / 5. Valoraciones totales:

Ya que te ha parecido interesante...

¡Compártelo en redes sociales!

Sentimos mucho que no haya sido de utilidad para ti.

¡Permítenos mejorar este post!

WhatsApp WhatsApp
WhatsApp Chatbot
wpChatIcon
X