5
(1)

Resiliencia

Se puede definir como la capacidad de las personas para superar períodos de dolor emocional y situaciones adversas, saliendo fortalecido de ellas, es decir, saber afrontar la adversidad de forma constructiva o saber adaptarse con flexibilidad a cada situación.

Todas las personas tenemos la capacidad de sobreponernos a un estímulo adverso, pero el uso decidido y firme de esta capacidad es lo que nos hace realmente resilientes.

El hecho de salir fortalecidos de las situaciones adversas puede implicar que en un futuro, ante una situación que nos despierte los mismos sentimientos de frustración, tristeza, rabia o desesperanza, podamos reaccionar de forma distinta, escribir una historia con otro final.

La parte positiva es que esta capacidad está en cada uno de nosotros. Todos tenemos a nuestra disposición esta “mágica herramienta” que nos ayuda a levantarnos a diario y crecer ante la adversidad. Sin embargo, no siempre decidimos usarla.

A unos les cuesta más que a otros. Y esto no quiere decir que a las personas resilientes no les duelan o molesten las cosas. ¡Para nada! Es, más bien, una cuestión de actitud.

8 cualidades o atributos de la persona resiliente

  1. Autoconocimiento y la autoestima

Saber cuáles son nuestras principales fortalezas y habilidades, así como las limitaciones y debilidades, es una de las características de las personas resilientes. Además de conocerse, reconoce la importancia del trabajo en equipo y sabe pedir ayuda cuando lo necesita.

2. Empatía

Capacidad de entender al otro y ponernos en su lugar, comprender sus sentimientos, a través de comprender los propios. Es un hábito resiliente, que nos permite por ejemplo, separar pensamiento de acción, cuando nos sentimos enfadados con alguien querido.

3. Autonomía

La creencia de que uno puede influir en lo que sucede a su alrededor, perdiendo el temor a que las cosas suceden por injusticia o causas ajenas a nuestro control. Esto va a hacer más fuerte a nuestra autoestima y nos va a movilizar hacia la resolución de conflictos que de otra forma se cronificarían en el tiempo.

4. Afrontar la adversidad

Afrontar la adversidad con humor es propio de personas resilientes. Ser capaces de reírnos de la adversidad y sacar una broma de las situaciones difíciles nos ayuda a superarlas y mantenernos fuertes y optimistas ante la incertidumbre.

5. Conciencia del presente y optimismo

Las personas más resilientes tienen el hábito de vivir en el aquí y ahora, el presente, sin que las culpas del ayer o la incertidumbre del futuro le enturbie el momento que están experimentando. Disfrutan de los pequeños detalles y no pierden su capacidad para asombrarse ante la vida.

6. Flexibilidad combinada con perseverancia

La existencia de un propósito significativo en la vida es otra de las características de una persona resiliente. Esta meta les da la fuerza interior para responsabilizarse de perseguirla, con flexibilidad y sin obstinación.

7. Sociabilidad

Las personas con resiliencia saben cultivar y valorar sus amistades. Generalmente se rodean de personas que mantienen una actitud positiva ante la vida. De esta forma, logran crear una sólida red de apoyo que les puede sostener en los momentos más difíciles.

8. Tolerancia a la frustración y a la incertidumbre

Una de las principales fuentes de tensiones y estrés es el deseo de querer controlar todos los aspectos de nuestra vida, porque solemos tolerar mal la incertidumbre.

Una forma de ganar seguridad en nosotros mismos y vivir con menos tensión emocional es precisamente, aprendiendo a lidiar con la incertidumbre, para que nos cause el menor malestar posible.

 

 

 

¡Valora este TIP!

Haz clic sobre las estrellas para valorar

Valoración «1» - Promedio «5»

Lamentamos que no te haya sido útil.

¡Ayudanos a mejorar este TIP!

TEMAS
COMENTARIOS
Todos los Comentarios
COMENTARIOS

Translate »