Preguntas poderosas del mentor al emprendedor
Esta TIP forma parte del programa de aceleración de empresas (ver +) Recibe todas las ayudas gratuitas para impulsar tu proyecto (inscribete). Haz contactos en el próximo evento de networking (ver+)

5
(2)

Preguntas poderosas del mentor al emprendedor

Llamamos preguntas poderosas a las que hacen pensar, aportan luz, ayudan a transformar nuestra estructura de coherencia (nuestras visiones limitadas) y expanden la capacidad de acción. 

Para ello han de ser, en primer lugar, preguntas ABIERTAS. 

Son preguntas que no pueden ser respondidas con “sí” o “no”. Animan al otro a hablar y aportan mucha más información. 

  • Mentor: ​​¿te has adaptado bien a tu nueva responsabilidad?​​ 
  • Emprendedor: s​í​​. 

La anterior es una pregunta cerrada que no procura mucha información ni anima al diálogo. 

  • Mentor: ​​¿qué dificultades te has encontrado al asumir la nueva responsabilidad?.​​

Esta pregunta dará pie a que la persona exponga sus dificultades y preocupaciones de una manera amplia. 

Es importante también hacer preguntas de ACLARACIÓN de las afirmaciones poco específicas del emprendedor: 

  • Emprendedor: ​​he tenido un montón de problemas​​. 
  • Mentor: ​​¿qué tipo de problemas?​​ 
  • Emprendedor: ​​la gente no me ha aceptado​​. 
  • Mentor: ​​¿quiénes no te han aceptado?​​ 
  • Emprendedor: ​​el interventor me hace boicot​​. 
  • Mentor: ​​¿cómo te boicotea?​​ 
  • Emprendedor: ​​crítica lo que digo en las reuniones​​. 
  • Mentor: ​​dame un ejemplo​​. 
  • Emprendedor: ​​en la primera reunión que convoqué, el interventor hizo un comentario cáustico​​. 
  • Mentor: ​​cuéntame qué pasó​​. 

Las dos últimas intervenciones del mentor no son exactamente preguntas, sino invitaciones a hablar, que tienen el mismo efecto y suavizan el carácter de interrogatorio. También pueden utilizarse otros suavizadores como: Me gustaría saber… me pregunto…

Una vez esclarecidos los hechos, es necesario profundizar en el significado que el interlocutor les atribuye: 

  • Mentor: ​​¿qué pensaste cuando sucedió?, ¿cómo te sentó?​​ 
  • Emprendedor: ​​pensé que él estaba cuestionando mi autoridad delante del equipo y que yo no podría tirar adelante con la oficina​​.

Explorar las emociones, limitaciones y causas del comportamiento del emprendedor sin que se sienta acusado. 

  • Mentor: ​​¿cómo respondiste?​​ 
  • Emprendedor: ​​no dije nada​​. 
  • Mentor: ​​me pregunto qué sentías en esos momentos​​. 
  • Emprendedor: ​​me quedé paralizado por el miedo a fracasar​​. 

Obsérvese la diferencia con el diálogo siguiente: 

  • Mentor: ​​¿cómo respondiste?​​ 
  • Emprendedor: ​​no dije nada​​. 
  • Mentor: ​​¿por qué no dijiste nada?​​ 
  • Emprendedor: ​​¡qué podía decir!​​ 

En este contexto, cuándo se pregunta “por qué” puede ser interpretado como una pregunta acusadora, llevando al emprendedor a justificar o reaccionar emocionalmente. 

En otros momentos, la pregunta “por qué” será oportuna y dará lugar a información interesante. 

Muchos coaches formados en PNL han aprendido que hay que evitar este tipo de preguntas, por lo que hacen verdaderos esfuerzos que pueden llevar a auténticas conversaciones de besugos: 

  • Emprendedor: ​​no quiero que hablemos de ese tema​​. 
  • Coach: ​​¿para qué no quieres que hablemos del tema?​​ 
  • Emprendedor: ​​¿para qué?. No sé para qué​​. 
  • Coach: ​​¿qué te hace decir eso?​​ 
  • Emprendedor: ​​no lo sé​​. 

Compárese el resultado con el siguiente diálogo, donde se pregunta sencillamente “por qué”:

  • Emprendedor: ​​no quiero que hablemos de ese tema​​ 
  • Coach: ​​¿por qué?​​ 
  • Emprendedor: porque me recuerda malos momentos​​. 

Ahora ya sabemos los hechos, las interpretaciones y las emociones. Podemos utilizar también las preguntas para ayudar al emprendedor a pensar, cuestionar sus juicios, supuestos, inferencias y atribuciones de causas. 

  • Inferencias: ​​¿cómo llegas a esa conclusión?​​ 
  • Juicios: ​​¿en qué te basas para decir eso?​​ 
  • Temores: ​​¿qué consecuencias tendría eso?. ¿Qué probabilidades hay de que ocurra?​​.
  • Interpretaciones: ​​¿por qué esto es importante?​​ 
  • Atribuciones: ​​¿existe otra posible explicación para lo que ocurre? ¿Puede haber otras causas que expliquen ese suceso?​​.
  • Limitaciones autoimpuestas:  
    • Emprendedor: ​​es imposible​​. 
    • Mentor: ​​¿qué lo impide?​​. O mejor, ​​¿qué lo dificulta?​​ 
    • Emprendedor: no puedo ir por ahí cuestionando la manera de hacer las cosas​​. 
    • Mentor: ​​¿qué pasaría si lo hicieras? 

Hasta aquí hemos explorado el mapa mental del emprendedor, formulando preguntas con tacto y respeto para obtener respuestas amplias y profundas. 

Hay un tipo de preguntas que no requieren contestación, las preguntas retóricas. Aunque tienen forma de preguntas, son afirmaciones implícitas que pueden hacerse para cuestionar o desafiar las creencias del interlocutor. Aquí el tono de voz ha de ser festivo y empático a la vez, pues no se trata de retar para ganar, sino para ayudar a pensar. 

Desafiar ideas preconcebidas expresadas como afirmaciones tajantes o deberes absolutos: ¿quién lo manda?,​​ ​​¿según san quién?​​, ​​¿por qué?​​.

Cuestionar limitaciones: ¿por qué no?​​ 

Relativizar ante generalizaciones excesivas: ¿siempre, siempre?,​​ ​​¿de verdad que nadie?,​​ ​​¿nunca jamás?,​​ ​​¿todos, todos?, ¿no hay ninguna excepción?​​.

Introducir humor es una buena táctica de ayuda. Aquí viene a cuento un chiste:

—¡Estos cinco euros son falsos! —¿Todos, todos? ¿No hay ninguno bueno? — 

Otras preguntas para transformar al observador: 

Transformar quejas sobre personas en descripciones de comportamientos.  

  • Emprendedor: ​​no soporto trabajar con él​​. 
  • Mentor: ​​¿qué te molesta de su comportamiento?​​ 
  • Emprendedor: me critica constantemente​​. 
  • Mentor: ​​si dejase de hacerlo, ¿trabajarías a gusto con él?​​ 

Ante quejas, problemas: ¿cómo harías para…?​​, ​​¿qué propones?​​, ​​¿cómo lo solucionarías tú?​​.

Ante lo que dicen otros / dimes y diretes: ​​¿cómo lo ves tú?,​​ ​​¿tú que piensas?.​​ 

Para fomentar responsabilidad: ¿qué papel has jugado tú?,​​ ​​¿qué podrías haber hecho tú?​​.

Para expandir los puntos de vista: ¿qué pasaría si…?​​

Después de la pregunta y antes de piensa en ti

También puedes consultar otras TIPs relacionadas.

Aprende más sobre mentoring descargándote gratis este EBOOK.  

¡Valora este TIP!

Haz clic sobre las estrellas para valorar

Valoración «2» - Promedio «5»

Sin votos aún. ¡Se el primero en votar!

Lamentamos que no te haya sido útil.

¡Ayudanos a mejorar este TIP!

Déjanos un comentario y dinos como mejorarías este TIP

Copyright © mentorDay. Permitimos su reproducción total o parcial sólamente para ayudar gratuitamente a personas emprendedoras, nombrando siempre a su autor "mentorDay"

TEMAS
COMENTARIOS
Todos los Comentarios
COMENTARIOS

Translate »
Ir al contenido