Síndrome de Gollum: Mi idea, mi tesoro

4.4
(12)

Síndrome de GOLLUM: mi idea, mi tesoro

Acelera tu empresa con estos consejos de expertos sobre «Síndrome de Gollum: mi idea, mi tesoro». ¡Analiza y descubre esta TIP!

Síndrome de Gollum en emprendedores

El síndrome de Gollum se refiere a un comportamiento obsesivo y posesivo sobre su negocio, similar al personaje de Gollum de El Señor de los Anillos, quien estaba obsesionado con su anillo. En el mundo del emprendimiento, el síndrome de Gollum puede llevar a los empresarios a dedicar todo su tiempo y energía a su negocio, descuidando otros aspectos de su vida y relaciones interpersonales. Los emprendedores que sufren del síndrome de Gollum a menudo se aíslan, se vuelven desconfiados y celosos con su equipo y socios, y pueden llegar a ser extremadamente competitivos. También pueden tener dificultades para delegar tareas y confiar en otros para manejar ciertas áreas de su negocio.

Para evitar el síndrome de Gollum, es importante que los emprendedores se tomen el tiempo para cuidar su bienestar emocional, establecer límites saludables y fomentar relaciones interpersonales significativas. También es importante aprender a delegar tareas y confiar en su equipo, para evitar el agotamiento y el estrés innecesario. En resumen, el síndrome de Gollum puede ser perjudicial para la salud mental y el éxito a largo plazo de los emprendedores, y es importante tomar medidas para prevenirlo.

En general, el síndrome de Gollum es un término utilizado para describir un comportamiento obsesivo y posesivo en relación a objetos materiales, similar al personaje de ficción de J.R.R. Tolkien, Gollum, quien estaba obsesionado con su anillo. Las personas que sufren del síndrome de Gollum pueden desarrollar una fuerte conexión emocional y posesiva hacia un objeto, y pueden sentir ansiedad o angustia si se les quita. Este síndrome no es un trastorno médico oficialmente reconocido, pero puede estar relacionado con trastornos obsesivo-compulsivos u otros problemas de salud mental.

Algunos emprendedores tienen una idea de negocio y no la explican a nadie por miedo a que se la roben. Ya sea de forma consciente o inconsciente, esta actitud conlleva consecuencias graves para el desarrollo de la idea de negocio del emprendedor.

¿Y quién es Gollum?

Pues uno de los personajes más populares (y repugnantes) de la saga de: «El Señor de los Anillos». Este personajillo, tenía la obsesión de hacerse con el anillo el cual lo denominaba como ‘mi tesoro’. Vivimos dominados por las ideas. Buscamos desesperadamente esa gran idea que nos permita por fin lanzar nuestro propio negocio. Evaluamos incansablemente cientos de ideas, pero ninguna es suficientemente buena, con ninguna se produce ese “¡eureka!”… y gradualmente nos desesperamos y desechamos el crear nuestro negocio. O puede que hayamos tenido suerte, y se nos haya ocurrido esa gran idea que cambiará el mundo. La atesoramos, guardándola como quien guarda una valiosa joya. La susurramos en los oídos de personas de absoluta confianza tras hacerles jurar que no la revelarán bajo pena de alta traición, esperando su admiración. Y si algún advenedizo osa indicar el más mínimo fallo, desechamos sus comentarios con un gesto (otro de los síndromes típicos de los enamorados de su idea). Al fin y al cabo es el fruto de nuestra prodigiosa imaginación. “Mi tessssoro….” como diría Gollum.

Pero desgraciadamente las ideas per se no valen nada. Son sólo el fruto de una feliz coincidencia, de la unión de la creatividad y el ingenio. Nada menos. Y nada más. El problema es que nadie va a comprar tus ideas. La gente compra productos acabados, no grandes ideas. Y los inversores y otros financiadores nunca ponen su dinero en ideas y menos en una servilleta. Lo ponen en proyectos en marcha. Eso implica que vas a tener que sacar a la luz tu idea. A confrontarla con la ingrata realidad… algo que nos da terror. ¿Y si el mundo no es capaz de valorar su genialidad y todos los intrincados matices que conlleva?. Pues tengo malas noticias. Lo más probable es que tal cual la has ideado no la valore.

Porque pocas ideas sobreviven al contacto con el mundo real, y ninguna se convierte en algo tangible sin sufrir profundas transformaciones. Esa maravillosa idea tuya la has concebido usando tu esquema de valores como referencia. Tus propias necesidades y problemas. Y desgraciadamente no todo el mundo es como tu. De hecho, lo más probable es que sea muy poca gente… lo que supone que vas a tener que adaptar tu idea a SUS necesidades (no funciona lo de adaptar sus necesidades a TU idea).

¿No me crees?

Imagina 2 cafeterías. Una al lado de la otra. Sirven el mismo café… y, sin embargo, una está vacía, y la otra llena. La misma idea ejecutada de 2 formas diferentes. La clave por tanto no es tener ideas. Todo el mundo puede tenerlas. Lo importante es ejecutarlas, llevarlas al mundo real, y a ser posible tan pronto puedas. Porque cuanto antes conviertas tu idea en realidad y la pongas delante de clientes, más pronto descubrirás si vas bien encaminado o qué es lo que realmente valoran los demás de ella.

ROBAR IDEAS

Ah, y nadie va a robar tu idea. Y si la roban, no te preocupes. La misma idea ejecutada de formas diferentes ofrece resultados diferentes. Lo que te va a hacer rico no es tu idea. Es el cómo vas a ejecutar tu idea. Y tú llevas mucho tiempo dándole vueltas sobre su futuro… de hecho, probablemente demasiado. Así que olvida ese absurdo celo en tus ideas. Compártelas. Cuéntalas a toda la gente que puedas. Escucha con interés y un sano escepticismo sus puntos de vista. Sus experiencias. Hibrídalas con las ideas de los demás. Habla con tus posibles clientes sobre tu idea. Y evoluciónala. Pero sobre todo, llévala al mercado. Pronto. Porque una idea que no se ejecuta es un ejercicio de futilidad. Y no hay nada más triste que perder tu tiempo en algo que no te va a enseñar nada.

CONSECUENCIAS DEL SÍNDROME GOLLUM

Generalmente, el síndrome Gollum es habitual entre emprendedores “inexpertos”, con alguno de sus primeros proyectos (o el primero) y es un error que suele acabar con un mal final. Se trata de emprendedores que no quieren revelar ningún tipo de información de su idea de negocio… “¡Es mía, mi tesoroo!», lo que les puede conllevar consecuencias fatales para el desarrollo de su proyecto:

IMPOSIBLE MEJORAR

Si sufres el síndrome Gollum el principal problema con el que te encontrarás es que, si no compartes tu idea, nunca sabrás en qué puedes estar fallando o en qué puedes mejorar, y… ¿Qué mejor manera que compartir tu idea con expertos en la temática? Además, el cliente es quién manda en cualquier negocio, así que si tu idea está incomunicada con el mercado, difícilmente darás con la tecla. Y, evidentemente, tu idea tendrá carencias o detalles importantes por mejorar, eso no lo dudes.

AMOR CIEGO POR TU IDEA

El emprendedor Gollum está enamorado de su idea, es su tesoro y no le importa nada más. Por lo tanto, el segundo problema con el que te puedes encontrar es que, una vez consigues dar el paso y expliques tu idea a personas que te puedan ayudar, no acabe de gustarte esto de que te propongan cambios ahora que ya tenías prácticamente el chiringuito montado. Normalmente, los cambios, no suelen gustar a algunos emprendedores con este síndrome. No obstante, es importante saber escuchar a expertos (o no tan expertos) que puedan aportarte mejoras para tu idea de negocio.

Cuanto más compartas tu idea, más posibilidades tendrás de triunfar.

Las ideas se pueden copiar pero la actitud emprendedora  para ejecutarlas no se puede copiar.

APLICA ESTE TIP EN TU PROYECTO

TAREA

Ahora que ya has aprendido sobre el Síndrome de Gollum, deberías saber responder a esta pregunta:

  • ¿A quién le contaría una idea de empresa? Haz una lista empezando por aquellos que más valor te pueden aportar.

QUIZZES

PIENSA EN TI

PIENSA EN AYUDAR A LOS DEMÁS

¡Valora este TIP!

Haz clic sobre las estrellas para valorar

Valoración «12» - Promedio «4.4»

Sin votos aún. ¡Se el primero en votar!

Lamentamos que no te haya sido útil.

¡Ayudanos a mejorar este TIP!

Déjanos un comentario y dinos como mejorarías este TIP

COMPARTE

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp
Jaime Cavero

Jaime Cavero

Presidente de la Aceleradora mentorDay. Inversor en startups e impulsor de nuevas empresas a través de Dyrecto, DreaperB1 y mentorDay.
COMENTARIOS
Todos los Comentarios
COMENTARIOS

Tabla de contenidos

  • mentorVIRTUAL: Soy tu mentorVIRTUAL. ¿alguna pregunta?

La respuesta tardará unos 20 segundos. Generando respuesta ...

TEMAS

Síndrome de Gollum

Ir al contenido