FORMAS DE COBROS INTERNACIONALES
Esta TIP forma parte del programa de aceleración de empresas (ver +) Recibe todas las ayudas gratuitas para impulsar tu proyecto (inscribete). Haz contactos en el próximo evento de networking (ver+)

4.1
(8)

FORMAS DE COBROS INTERNACIONALES

El medio de cobro que tienes que elegir como más adecuados será aquel que, al menor coste posible, mejor satisfaga tus objetivos en la transacción comercial. 

Sin embargo, la consecución de esos objetivos estará fuertemente mediatizada por una multiplicidad de factores. El grado de confianza, la necesidad y el riesgo país son algunos de los más destacables.

  • Si el grado de confianza entre comprador y vendedor es grande, el vendedor no tendrá inconveniente en enviar la mercancía con anterioridad a la recepción del pago ni, a la inversa, el comprador se opondrá a efectuar el pago antes de la recepción de la mercancía. A más conocimiento corresponde una mayor capacidad de evaluación del riesgo. Cuando la confianza no es suficiente, las partes tenderán a exigir un medio de pago que garantice al exportador el cobro y al importador la recepción de la mercancía. 
  • El grado de necesidad (o posición de fuerza entre las partes) que tenga el comprador por comprar o el vendedor por vender puede llevar a la imposición del medio de pago por la parte que tenga más fuerza en la negociación. 
  • El riesgo país derivado de la situación política o económica del país del importador puede llevar al vendedor a exigir un medio de pago que cubra posibles riesgos derivados de la inestabilidad en el país de su cliente. Igualmente, los importadores de ciertos países se verán obligados a aceptar medios de pago que representen una garantía para el vendedor, ya que de otra forma les será difícil encontrar proveedores.

Una regla de oro en cualquier operación comercial, y especialmente en una que tenga carácter internacional es  «conoce bien a tu cliente.».   Lo que equivale a obtener el máximo de información posible. 

Puedes cubrir el riesgo país por medio de un crédito documentario confirmado por un Banco,  en este caso,  el Banco se obliga a pagar o a prometer el pago contra presentación de documentos conformes. 

A diferencia del seguro de crédito a la exportación (que también permite cubrir el riesgo país), la cobertura del crédito documentario confirmado es por la totalidad del contrato y se liquida al vencimiento sin ningún tipo de demora.

Como exportadores este el el orden que más te conviene

Pago simple anticipado 

Crédito documentario confirmado 

Crédito documentario 

Cobranza documentaria 

Pago simple aplazado

Hay cuatro formas principales para pagos internacionales que varían en seguridad. 

El método que se elija depende del nivel de conocimiento que se tenga del comprador o vendedor extranjero, del tamaño y de la frecuencia de las operaciones. 

Cuando el riesgo se percibe como bajo, las partes pueden optar por buscar mecanismos de liquidación de la deuda adecuados y de bajo coste. 

Puede que el comprador efectúe un pago simple anticipado antes de recibir la mercancía por la que paga; o puede que el vendedor sirva la mercancía y conceda un pago simple aplazado al comprador, sin necesidad de garantizar ese pago.

 En ambos casos el sistema de liquidación será el cheque o la transferencia. 

En ocasiones el vendedor desea mantener un control sobre la mercancía enviada en tanto no se produzca o no se prometa el pago. En tal caso, el vendedor puede encomendar a un banco la gestión del cobro de la documentación comercial. Estaríamos ante una cobranza (o remesa) documentaria. Si no hay pago o promesa de pago, el vendedor sigue controlando la documentación, pero probablemente la mercancía se halle en destino, por lo que deberá reexpedirla o buscar un comprador alternativo. El crédito documentario permitiría a ese vendedor disponer de una seguridad de cobro con anterioridad a la expedición de la mercancía, e incluso con anterioridad al inicio de su fabricación. Por su parte el comprador tendría la seguridad de que su obligación de pago solo se producirá cuando el vendedor haya aportado documentación acreditativa suficiente de la expedición de la mercancía deseada. El crédito es, pues, una garantía para ambas partes.

Crear una TIP pode cada tipo de pago y poner enlace en esta 

Pago simple

El pago simple puede ser anticipado o aplazado. En realidad siempre hay una parte que anticipa su obligación, ya sea el comprador que anticipa el pago (pago anticipado), ya sea el vendedor que anticipa la entrega de la mercancía (pago aplazado). 

Naturalmente, la parte que anticipa su obligación (sea pago o entrega) incurre en el riesgo de que la otra parte incumpla la suya (sea entrega o pago). El factor confianza es, pues, fundamental. 

El mecanismo de liquidación de la deuda, tanto si es anterior como posterior a la entrega, no implica ningún tipo de gestión bancaria de la documentación comercial, como sería el caso de las cobranzas o de los créditos documentarios. De ahí precisamente que se les denomine pagos simples, en contraposición a los pagos documentarios. Sin embargo, la formalidad del pago simple permite distinguir entre varios mecanismos de liquidación: El comprador inicia el procedimiento de pago, ya sea enviando los fondos por medio de una transferencia bancaria o enviando un mandato de pago que permite retirar fondos contra presentación (cheque) o a un vencimiento determinado (pagaré). El vendedor inicia la formalidad del pago mediante la presentación al deudor de un requerimiento de pago de carácter documental (letra de cambio) o no basado en documento (adeudo directo).

La utilización de pagos simples sin garantías suficientes es un riesgo para la parte que anticipa su obligación, sea el pago por el comprador (pago simple anticipado) o sea la entrega por el vendedor (pago simple aplazado). La garantía puede ser producto del conocimiento y la confianza entre las partes, un activo de primer orden en toda relación comercial. Pero cuando no se dispone de él, no debe dudarse en obtener su sustituto bancario: una garantía o un crédito documentario. 

El cheque

La solvencia del cheque es la solvencia de quien lo emite (el librador). Así distinguimos normalmente entre cheques bancarios, librados por una entidad bancaria, y cheques personales, emitidos por un librador no financiero. Los primeros gozan de una mejor reputación y una mayor aceptación que los segundos. En cualquier caso, el cheque plantea una serie de inconvenientes derivados de su misma existencia física: • El riesgo de pérdida, robo o falsificación, descansando buena parte de su seguridad en la firma; • La necesidad de presentarlo para cobro, es decir, que viaje a su lugar de pago. En consecuencia, los costes de tramitación son superiores cuando los comparamos con los de la transferencia. Además, con cierta frecuencia el cheque está sujeto a algún tipo de impuesto o timbre. Si a ello añadimos los riesgos de robo y falsificación, así como los plazos, en ocasiones muy largos, en que puede ser devuelto y en que pueden ser reclamables los importes percibidos –por ejemplo, en supuestos de fraude–, podemos concluir que la transferencia es la mejor alternativa al cheque. Sin prácticamente ninguno de sus inconvenientes, una transferencia por SWIFT acaba siendo el medio de pago más eficaz, cómodo, rápido y de menor coste.

Consejos y recomendaciones Para el vendedor uso universal menor coste que un crédito documentario – no hay control sobre el momento de pago – mayor coste que una transferencia – tiempo para disponer de los fondos – menor seguridad – posibilidad de estar sujeto a timbres Para el comprador uso universal menor coste que un crédito documentario iniciativa en el pago solicitud por BS Online – riesgo de pérdida o robo Debe evitar El envío de cheques por correo puede ser objeto de sustracción y manipulación fraudulenta. Siempre es recomendable la entrega en mano, el envío por un sistema de courier o, preferiblemente, su sustitución por la transferencia bancaria. El consejo experto Si cobra mediante cheque, sea bancario o personal, compruebe la bondad del documento recibido antes de enviar la mercancía.

La transferencia

Sin duda, el principal medio de pago utilizado en el comercio internacional es la transferencia, con un dominio casi absoluto en determinados segmentos del comercio, aunque prácticamente inexistente en otros. 

La transferencia no deja de ser una evolución del cheque que, desprovista de buena parte de sus inconvenientes y con el desarrollo de las tecnologías de la comunicación y la información, ha experimentado un crecimiento exponencial. 

Desde la aparición del telégrafo, la transferencia ha sido un medio de pago de marcado carácter electrónico, pero no es hasta la aparición de SWIFT en los años 70 cuando la transferencia despega como mecanismo electrónico de pago, pasando de poco más de 100.000 transferencias mensuales en 1977 para todo el mundo a más de 16 millones diarias en 2019. 

Naturalmente, SWIFT no es la causa única de esta explosión, sino que es atribuible en primer lugar al fuerte aumento de los intercambios comerciales internacionales que se produce a partir de los años 80, pero SWIFT ha sido un perfecto aliado de esa economía globalizada. Sin embargo, no es hasta la aparición de Internet cuando se cierra el círculo electrónico. En efecto, hasta ese momento la instrucción del ordenante y el aviso al beneficiario no eran propiamente electrónicos, actuando SWIFT solo como sistema de comunicación entre bancos. Cuando la transferencia es electrónica del principio al fin: • Aumenta la rapidez y la seguridad. • Disminuyen drásticamente los errores en los datos. • Permite la integración con los mecanismos contables y de gestión de la propia empresa.

Consejos y recomendaciones Para el vendedor uso universal menor coste disposición inmediata de fondos rapidez gestión por BS Online seguridad – no hay control sobre el momento de pago Para el comprador uso universal menor coste iniciativa en el pago emisión por BS Online seguridad – pago inmediato Recomendación práctica Cuando deba cobrar por transferencia no olvide mencionar a sus clientes ni el código bancario estándar internacional o BIC (bank identifier code) (para Banco Sabadell es BSABESBB) ni su número de cuenta en formato estándar internacional o IBAN (international bank account number). De esta forma acelerará la recepción de las transferencias y contribuirá a disminuir los costes. Lo mismo es de aplicación a los pagos que deba efectuar por transferencia, especialmente en el entorno de la Unión Europea.

Letra de cambio (o recibo)

La letra de cambio es un título escrito que contiene una obligación de pago en una fecha determinada y que constituye una orden incondicional de quien libra la letra para que el deudor pague a quien la libra o a un tercero una cantidad determinada. En su esencia, esta definición es válida universalmente y es resultado de la evolución de la letra de cambio desde sus orígenes en la Edad Media. La letra continúa evolucionando y los desarrollos más recientes de este instrumento de raíces antiguas tienden a la desmaterialización documental. Se trata de sustituir la presentación del documento por la presentación de los datos que contiene dicho documento (lo que en el argot bancario se denomina truncamiento). Naturalmente, la sustitución que nos interesa es la que incorpora los datos en un fichero electrónico. Conviene tener en cuenta que en aquellos países en que es posible la desmaterialización, la legislación aplicable tiene sus particularidades. En general, no resulta posible sustituir el título escrito por un documento electrónico en la totalidad de sus funciones; por ejemplo, cuando se trata de gestionar la aceptación o presentar al protesto, suele requerirse el documento físico. Como finalmente solo se acaban desmaterializando algunos de los atributos de la letra, los sistemas de presentación acostumbran a admitir también (o limitarse a) los recibos (que precisamente cumplen con algunas de aquellas funciones de la letra que son más fácilmente desmaterializables). Las ventajas que ofrecen estos mecanismos de presentación de efectos (sean letras y/o recibos) son rapidez, disminución de costes y un mejor control de cobros e impagados. Cuando lo que se incorpora a uno de estos sistemas de presentación electrónica es un simple recibo, el componente documental del requerimiento de pago es tan bajo que podríamos ubicarlo sin demasiados problemas entre las instrucciones de débito directo de las que hablamos en el punto siguiente. Por tanto, las agrupaciones que proponemos son una forma de sistematizar la realidad, que pretende explicarla antes que describirla perfectamente.

Consejos y recomendaciones Para no olvidar En algunas legislaciones –y la española es un ejemplo– los documentos que cumplen función de giro, como la letra de cambio, están sujetos a impuestos especiales (timbres). El consejo experto En muchos casos es posible obtener, en una letra de cambio, la garantía adicional de la entidad financiera del librado. A esta figura se la conoce como aval. No olvide tampoco las instrucciones relativas al protesto.

Adeudos directos

El adeudo directo (o direct debit) es un requerimiento de pago no basado en documento. El adeudo directo consiste en una instrucción de un cliente a su banco autorizando a un tercero a adeudar en su cuenta por importes variables que se producen con una cierta frecuencia. Los sistemas de direct debit son habituales en el entorno doméstico para pagos de servicios de suministro (gas, electricidad, etc.), pero en determinados países y circunstancias son también usados para pagos frecuentes de carácter comercial internacional. De esta forma, el acreedor presenta al banco del deudor los cobros correspondientes a sus ventas. El adeudo directo tiene similitudes con la letra en la medida que en ambos instrumentos alguien requiere a otro el pago de un importe que le es debido. En la letra se efectúa por medio de un documento de comercio y en el direct debit se trata de un mandato que se da al banco para adeudar en una cuenta. También tendría similitudes con una transferencia: el adeudo directo es una orden de transferencia que da el acreedor sobre la cuenta del deudor. De la misma forma que la transferencia reemplaza de forma ventajosa al cheque, el adeudo directo vendría a ocupar parte de las funciones que cumple la letra de cambio. En ambos casos estaríamos ante mecanismos de pago desmaterializados que son tratados de forma electrónica y, por tanto, automática, masiva, segura, rápida y a muy bajo coste. Contrariamente, el cheque y la letra son documentos físicos, con ciertas ventajas jurídicas, pero también con inconvenientes en un entorno muy tecnificado. 

Tanto las transferencias como los adeudos directos son objeto de regulación y de estandarización en el ámbito de la Zona Única de Pagos en Euros (Single Euro Payments Area – SEPA).

Pago anticipado 

Un pago anticipado le asegura de que usted cobra antes del envío de las mercancías y por lo tanto es la forma más segura para el vendedor y la más arriesgada para el comprador. 

En el pago anticipado  el importador, antes del embarque, sitúa en la plaza del exportador el importe de la compra venta. 

Esta forma de pago representa muchos riesgos para el comprador; quien queda totalmente a merced de la buena fe del vendedor, quien eventualmente y hasta deliberadamente puede demorar indebidamente el envío de las mercancías o simplemente en el peor de los casos no hacerlo. 

El uso de esta modalidad es excepcional, cuando por ejemplo el vendedor domina el mercado por ser el único proveedor del producto.

Carta de crédito 

Una forma de reducir el riesgo de impago es solicitar una carta de crédito de tu cliente. Es emitida por el banco y garantiza que se hará el pago, por lo que ofrece un alto nivel de seguridad. 

Tu también tendrás que llegar a un acuerdo con tu banco, proporcionando documentos como prueba de que ha suministrado las mercancías acordadas. 

También es recomendable obtener una carta de crédito irrevocable, que no puede ser cambiada o cancelada a menos que todas las partes estén de acuerdo. 

Una carta de crédito revocable, sin embargo, puede ser cambiada o cancelada por el banco en cualquier momento. 

¿Qué es la carta de crédito en comercio exterior?

La carta de crédito es un instrumento mediante el cual un banco emisor, siguiendo las instrucciones de un cliente u ordenante -comprador o importador-, hace un pago a un tercero o beneficiario -vendedor o exportador- contra la entrega de la documentación exigida, normalmente la que evidencia el embarque de determinada mercancía (certificados aduaneros, factura de compra, seguro).

Su función es garantizar las compraventas a distancia dentro de un mismo país y también con el fin de exportar mercancía a otros países.

¿Quién paga la carta de crédito?

Del abono de la cantidad estipulada en la carta de crédito se encarga el importador en el comercio internacional, al momento de recibir los documentos que acreditan que la mercancía, que se intercambia siguiendo las condiciones pactada en contrato, ha sido embarcada.

Como la carta de crédito está emitida por una entidad financiera que garantiza que el pago del comprador al vendedor se recibirá a tiempo y por el monto correcto, si se diera la circunstancia de que el comprador no pudiera realizar el pago, sería el mismo banco quien quedaría obligado a cubrir el monto total o restante de la compra.

Aún en el supuesto de que un cliente se declarase en bancarrota, el banco estaría obligado a pagar, siempre y cuando los documentos cumplieran los términos acordados en el crédito documentario. Por eso, la principal característica de la carta de crédito es que aporta confianza y seguridad a las transacciones comerciales realizadas desde cualquier parte del mundo.

¿Qué es la apertura de carta de crédito?

Una carta de crédito se pone en funcionamiento cuando un vendedor y un comprador acuerdan una serie de condiciones (forma de envío, calidad, cantidad, forma de pago, valor). 

Pero, para poder recurrir a este instrumento, antes el comprador debe solicitar a su banco que se emita una carta de crédito a su favor. Esto es lo que se conoce como apertura de carta de crédito, momento a partir del cual el banco asume la responsabilidad de pagar al vendedor cuando se cumplan las condiciones de la transacción. A su vez, el banco emisor avisa al banco del vendedor de que hay un crédito documentario del que su cliente es beneficiario.

Para emitir una carta de crédito, es habitual que las entidades financieras exijan una garantía de valores o efectivo como garantía, a la que habría que sumar el importe de la tarifa por el servicio, que, generalmente, corresponde a un porcentaje de la cuantía que refleja la carta de crédito.

¿Qué tipos de carta de crédito existen?

Hay  distintas modalidades de carta de crédito que pueden ser emitidas por un banco en función de sus requisitos y plazos.

Irrevocables. La mayoría de las cartas de crédito tienen esta naturaleza ya que el acuerdo establecido entre las partes no se puede modificar sin el consentimiento previo de todos los agentes involucrados.

Nominativas. Aquellas que indican expresamente qué bancos están autorizados para emitir, confirmar y negociar la carta de crédito. En caso contrario, se dice que es una carta de crédito negociable.

Comerciales. Cuando la transacción es una operación de compraventa a nivel local o internacional -de importación o de exportación.

A vista, por aceptación o por pago diferido. Dependiendo de su disponibilidad, el crédito documentario se califica de vista cuando el pago es inmediato contra la presentación de la documentación acordada. Por el contrario, será por aceptación cuando el banco pagador acepta una letra de cambio librada a plazo cierto, y de pago diferido, cuando el pago tiene lugar dentro de un plazo determinado tras la utilización de la carta de crédito (a un determinado vencimiento).

Transferibles. En este caso, el exportador puede transferir todos o parte de sus derechos a otra parte. De este modo, evita usar sus propios fondos para comprar la mercancía de su proveedor. Para ello, deberá indicarse la transferencia en los términos de la carta de crédito.

Stand by. Coloquialmente, se podría decir que este tipo de cartas de crédito responden a un plan B. Es una especie de garantía bancaria utilizada para cubrir obligaciones financieras por falta de pago. Por lo general, este tipo de créditos caduca a los doce meses.

La carta de crédito, en cualquiera de sus modalidades es un recurso muy habitual en el comercio internacional. 

Las distancias y existencia de barreras culturales o idiomáticas, pueden incidir negativamente en la confianza que se desarrolle entre las partes y, por eso, este instrumento es uno de los mejores seguros que existen en los intercambios entre actores de países distintos, y el que hace posible, en muchos casos, que continúen los intercambios.

Créditos documentarios 

Es un método reconocido en el comercio internacional en el que un banco en su país actúa en su nombre para cobrar el pago de las mercancías. El exportador entrega sus documentos a un banco para que éste, de acuerdo a las instrucciones recibidas, maneje y entregue los documentos al comprador previo pago y/o aceptación. 

El crédito documentario es un mandato de pago que el importador cursa a través de su entidad financiera para que, directamente o a través de otro banco, pague al exportador el importe de la operación, siempre y cuando dicho exportador cumpla, estrictamente, con el condicionado del propio crédito (generalmente la entrega de determinada documentación)

  1. El primer paso es que el importador y exportador lleguen a un acuerdo, tengan un contrato de compra-venta internacional y claras las condiciones del crédito documentario, con todos los documentos que deben recogerse en el mismo. En este momento, el importador solicitará a su banco la apertura del crédito documentario a favor del exportador, incluyendo en dicha solicitud todas las condiciones del crédito.
  2. El segundo paso depende del banco emisor (importador), que recibe la solicitud de crédito, estudia la documentación y el riesgo de la operación y procede a su aprobación o denegación. En caso afirmativo procede a la emisión del crédito suscribiendo con un banco del país exportador (banco avisador) el documento donde se materializa dicho crédito documentario, informando de ello al importador.
  3. El tercer paso depende del banco del exportador, que notifica la apertura del crédito documentario y le informa de las condiciones. El exportador estudiará dichas condiciones y si están de acuerdo con lo pactado con el importador procederá al envío de la mercancía.

Una vez embarcada la mercadería, el exportador presentará en el banco toda la documentación requerida. 

En este caso, si todo está conforme a lo estipulado, el banco avisador paga al exportador el importe del crédito, ya sea a la vista o acepta pagar a una fecha posterior. Después envía al banco emisor la documentación y ratifica las condiciones de pago. El banco emisor le reembolsará el importe anticipado y entregará la documentación recibida contra pago a la vista o contra aceptación de pago en fecha posterior.

Por último, el banco emisor/importador realizará el pago y con la documentación recibida el banco emisor podrá retirar la mercancía. El pago podrá ser a la vista o en fecha futura, dependiendo de las condiciones del crédito.

Ejemplo práctico de crédito documentario

Una empresa española (la ordenante) importa caña de azúcar de Jamaica por un millón de euros. De acuerdo con lo convenido con el exportador jamaicano (beneficiario) se dirige a su banco (confirmador), solicitando que le abra un crédito documentario (también conocida como carta de crédito) por dicha cifra.

En dicho documento o carta se recoge que el banco emisor pagará esa cifra cuando el exportador les haga llegar una documentación concreta. Lo habitual suele ser el conocimiento de embarque de la mercancía, más cualquier otra documentación que se estime conveniente (certificados sanitarios, peritajes, seguros, etc.).

Al habitual riesgo de cobrar o no cobrar propio de toda operación comercial, se une el hecho de que suelen ser operaciones de volumen, con reclamaciones complejas de llevar a cabo, al intervenir distintas jurisdicciones. Por tanto, el crédito documentario es una operación de riesgo para la entidad financiera.

Clases de créditos documentarios

Los créditos documentarios pueden ser revocables o irrevocables. Los primeros carecen de mucho sentido, pues permiten ser anulados con posterioridad a su emisión, dejando de cumplir la función de garantía, por lo que generalmente nos vamos a encontrar con créditos documentarios irrevocables.

Crédito documentario sin confirmar. El banco emisor del crédito, para comunicar al exportador del mismo, hará uso de un banco en el país de dicho exportador. Ese banco es el llamado banco avisador, que actuará por cuenta del banco emisor, comunicado la apertura del crédito, recogiendo la documentación, pagando en su caso.

Si el avisador se limita a eso es un crédito documentario confirmado, se origina cuando el exportador haya solicitado, y el emisor así lo haya hecho, que un banco de su país, bien el banco avisador u otro que el beneficiario señale, garantice que el emisor le va a pagar.

En función de cuando se produzca el pago, este será a la vista, contra la entrega de la documentación o en plazo posterior, desde la entrega de la misma.

Los créditos documentarios transferibles son aquellos en los que el beneficiario puede señalar otras personas que puedan compartir dicha garantía y a quienes se les va a abonar el dinero, habitual si el exportador es un mero intermediario o broker, que actúa en representación de otros clientes.

Otra modalidad con finalidades similares es el crédito documentario backtoback, que es cuando el exportador-intermediario abre u ordena un crédito documentario con la garantía de otro del que es beneficiario.

El crédito documentario puede tener una cláusula de anticipo parcial a favor del beneficiario, antes de entregar la documentación. Si es la cláusula roja será contra un mero recibo de los fondos o un aval. Si es verde necesitará acreditar estar en propiedad de la mercancía.

Por último, cabe hablar de los créditos documentarios revolving, aquellos que permiten ser reutilizados durante un determinado periodo de tiempo

Comisiones usuales de los créditos documentarios

Recordemos que el crédito documentario es un híbrido de aval y medio de pago, lo que a su vez posibilita su uso como herramienta de financiación. Las comisiones que afectan a este tipo de créditos se reparten entre ordenante y beneficiario.

La empresa ordenante pagará comisiones estructuradas como las de los avales: una comisión de apertura y una de riesgo trimestral. Si el pago es diferido, la de riesgo trimestral se sustituye por una equivalente por pago diferido desde que se entrega la documentación. Si hay que modificar el crédito o hay discrepancias (discutir la documentación entregada), se suelen cobrar también comisiones. Además, se suelen repercutir los gastos del swift que se utiliza en todo este proceso.

El beneficiario deberá hacerse cargo de comisiones como la de aviso del banco pagador, la de confirmación, la de transferencia o la de pago en metálico. Este acuerdo puede ser negociado para que las asuma el ordenante.

Ventajas e inconvenientes de los créditos documentarios

Dentro de las ventajas para el exportador supondrá una elevada seguridad en los pagos, así como puntualidad en el cobro si se presentan todos los documentos requeridos. Además posibilita la financiación con garantía del propio crédito documentario. Para el importador le ofrece seguridad sobre la fecha y condiciones de entrega de la mercancía. Además avala su solvencia ante el exportador.

Por lo que respecta a las desventajas, tiene un coste más elevado que otros medios de pago. El exportador puede tener alguna dificultad en la presentación de todos los documentos conformes. Para el importador el mayor inconveniente puede surgir por tener que realizar el pago sin verificar las características de la mercancía.

Pago directo 

El exportador se compromete a enviar la mercancía a su cliente y emite una factura de pago, en general con un periodo de crédito, por ejemplo: 30 días desde la fecha de factura. 

El riesgo aquí es evidente y este método depende de la confianza y una buena relación en los negocios.

En el pago directo el importador efectúa el pago directamente al exportador y/o utiliza a una entidad para que se efectúe este pago sin mayor compromiso por parte de esa entidad. 

Los medios de pago más comunes para pagos directos son el cheque, la orden de pago, el giro o la transferencia.

 Los medios de pago directos son utilizados normalmente cuando las condiciones de pago son al contado, en cuenta corriente o a consignación.

El pago directo representa una cierta forma de anticipación con la variante de que quien recibe toda la ventaja es el comprador, quedando el vendedor en absoluta inferioridad, pues debe enviar las mercancías y esperar el pago hasta que estas hayan llegado a destino.

Puede suceder que el importador retire las mercancías y demore deliberada e indebidamente el pago, o que finalmente no lo realice, con graves pérdidas para el exportador quien, en el mejor de los casos tendrá que hacer regresar los bienes a su destino, asumiendo costos no previstos, con lo cual habrá sufrido una pérdida efectiva. 

En esta modalidad no existen garantías, la intervención de un banco queda limitada a facilitar un giro bajo instrucciones del cliente.

Cobranza Documentaria

Pago a la vista (Documento contra Pago): En este caso, el banco que cobra presenta los documentos al comprador, quien hace el pago y obtiene los documentos para la entrega de la mercancía. Este método es favorable al exportador puesto que, indirectamente, mantiene el control de los documentos hasta que el comprador externo haga el pago.

A la aceptación a la vista de la letra de cambio (Documentos contra Aceptación): En este caso el banco que cobra entrega los documentos al comprador al aceptar éste la letra de cambio, es decir su obligación de realizar el pago en una fecha establecida.

La Cobranza Documentaria representa menos riesgos que el pago directo y el anticipado ya que en esta modalidad intervienen uno o más bancos, pero dicha intervención no constituye una garantía en el cumplimiento de las obligaciones derivadas del contrato de compra venta acordado entre las partes.

¡Valora este TIP!

Haz clic sobre las estrellas para valorar

Valoración «8» - Promedio «4.1»

Sin votos aún. ¡Se el primero en votar!

Lamentamos que no te haya sido útil.

¡Ayudanos a mejorar este TIP!

Déjanos un comentario y dinos como mejorarías este TIP

Copyright © mentorDay. Permitimos su reproducción total o parcial sólamente para ayudar gratuitamente a personas emprendedoras, nombrando siempre a su autor "mentorDay"

TEMAS
COMENTARIOS
Todos los Comentarios
COMENTARIOS
  1. CANVAS: ADAPTA TU MODELO DE NEGOCIO PARA LA INTERNACIONALIZACIÓN - Mentor Day WikiTips

    […] de cobro (ver TIP). Si una operación implica un aplazamiento de cobro, existe siempre el riesgo de que se produzca […]

Translate »