CAUSAS TÍPICAS DE FRACASOS
Esta TIP forma parte del programa de aceleración de empresas (ver +) Recibe todas las ayudas gratuitas para impulsar tu proyecto (inscribete). Haz contactos en el próximo evento de networking (ver+)

4.7
(53)

CAUSAS TÍPICAS DE FRACASO

De los errores se aprende, pero si el fracaso nos afecta mucho es muy posible que ya no volvamos a emprender nunca más.

Hablar del fracaso parece que sea un tabú cultural, pero en  muchos países el fracaso se toma como parte del  aprendizaje en la puesta en marcha de una empresa.

De hecho, antes de cada empresa de éxito que conocemos,  existen varios fracasos previos que fueron necesarios hasta dar con la clave.  

¿Cómo entendemos el éxito o el fracaso?

Éxito, o triunfar con tu nueva empresa es conseguir crear una empresa rentable que no nos proporcione grandes problemas (pequeños percances siempre vamos a tener) que nos de bien de comer, que cubra nuestros objetivos personales (que pueden ser de tipo social….) y cree empleo estable. 

Fracasar también es crear una empresa más del sector, sin ventaja competitiva, empresa ZOMBIE, que solo gana cuando el sector va bien y toda la competencia gana, donde trabajamos más de 12 horas, toda la familia… y que da muy justo.  

Crear una empresa es fácil y está al alcance de cualquier persona, lo difícil es tener éxito, ser GACELA y no ZOMBIE.

¿Qué % de empresas fracasan?  

No hay datos exactos, ni estadísticas fiables, pero está claro que cuanto menos pasos hayas dado en la puesta en marcha, más probabilidades de fracasar. 

De las buenas oportunidades fracasan el 99%. Los proyectos innovadores tipo startup fracasan el 90%. Las startups financiadas por inversores privados fracasan en un 80%. Nuevas empresas en negocios tradicionales fracasan el 70%. De las empresas que cotizan en bolsa cada año fracasan el 10%.  Todas las empresas tienen un ciclo de vida (nacen, crecen, se estabilizan y mueren) que se ha ido acortando con el tiempo. ¡Son muy pocas las empresas de más de 100 años de vida!

Conoce las causas más frecuentes del fracaso empresarial para evitarlas y que tu negocio no caiga en los mismos errores de otros emprendedores.

  • TIMING no adecuado. Lanzar tu proyecto demasiado pronto para cubrir una necesidad que los clientes todavía no tienen o demasiado tarde, cuando los clientes ya no tienen el problema que nosotros solucionamos. A veces demasiado pronto, cuando no hay demanda; a veces demasiado tarde, cuando ya no hay una ventana de oportunidad.
  • Nuevo PRODUCTO O SERVICIO que no cubre ninguna necesidad real. ¿Cuántas apps se crean al día, que realizan funciones asombrosas y que no consiguen clientes? Es un error enamorarse de tu producto en lugar de enamorarte de tu cliente y de la necesidad que cubres. ¡Hay que validar y centrarse en el cliente!
  • Muchos emprendedores no ofrecen el producto o servicio que el mercado demanda, un motivo que aducen el 42% de los emprendedores para el cierre de su empresa. Puede que el emprendedor  haya hecho un gran producto, pero el consumidor no busca premiar con su dinero al emprendedor más competente, sino resolver una necesidad.
  • RIVALIDAD ENTRE SOCIOS. Equipo promotor no adecuado. Cuando empieza tu empresa, para evitar la soledad, admites como socio a personas que en el futuro van a tener diferentes intereses. Los primeros beneficios van a querer repartirlos en lugar de reinvertirlos en hacer más fuerte el negocio. ¡Antes de incorporar un nuevo socio, piénsalo mucho!
  • TESORERÍA, falta de liquidez. Muchas empresas tienen que cerrar al mes 9-12 por falta de liquidez para pagar gastos, a pesar de que tengan clientes satisfechos y buenos márgenes. Esto una consecuencia de una mala previsión de tesorería. ¡Planifica, sal a buscar financiación cuando no la necesites, mucho antes!
  • FALTA de VENTAJA COMPETITIVA, te lleva a crear una empresa ZOMBIE.
  • EQUIPO PROMOTOR INCOMPLETO. Otra causa del fracaso puede surgir al depender de un tercero para desarrollar el producto o servicio. Debemos tener mucho cuidado si el desarrollo de nuestro producto o servicio lo realiza otra empresa o persona que no tenga nada que ver con nuestra empresa. Dejamos en manos de un tercero una de las partes más importantes de nuestro negocio. En este sentido, es mejor buscar a alguien de mucha confianza o tener a una persona dentro de la empresa que realice esa labor.
  • NO SABER DELEGAR.  Para no asumir costes, un emprendedor tiende a ser todo; director general, departamento de marketing, administrativo, departamento de contabilidad, etc. Es decir, tendemos a hacer de todo y a no delegar nada. Pero eso, a la larga, pasa factura, porque es imposible hacer todo el trabajo. Poco a poco debemos aprender a confiar en terceras personas para delegar tareas que no tengamos que hacer nosotros estrictamente.

CONSEJOS PARA REDUCIR EL DAÑO DEL FRACASO

Para reducir el daño del fracaso de tu empresa y evitar que te afecte también a tu vida personal y familiar , no mezcles amistad y familia con negocio. Yo personalmente la financiación FFF la evito, y si no me queda más remedio, no genero expectativas. En la financiación evita los avales personales y las aportaciones de garantías personales.

Al principio crea estructuras de costes variables, evita los fijos, no inviertas hasta que hayas alcanzado ventas recurrentes.

Hay signos que anticipan un posible fracaso que debes de evitar:

  • No consigues tus primeras ventas, es normal que el primer euro de tus clientes tarde en llegar, pero si has pivotado muchas veces y no llegan las ventas, tienes un gran problema de modelo de negocios.
  • Perder a clientes recurrentes.
  • Alta rotación de empleados.

Las tasas de mortalidad de las nuevas empresas siguen siendo extremadamente altas… ¿Por qué es tan difícil que una empresa sobreviva?. ¿Qué las empuja a la tumba?. A riesgo de seguir con un tono siniestro, deberíamos analizar la cuestión y no quedarnos en que “falta financiación” (que es cierto).

Y es que aunque podríamos argumentar que la causa principal de cierre de empresas es la falta de liquidez, sería como decir que han muerto porque se les ha parado el corazón (y el corazón de toda empresa es su caja). Es algo que nos da información de la razón inmediata de la muerte, pero no de la causa raíz.

Y sin duda existen muchas causas que pueden hacer que una empresa tenga problemas para financiarse o que se quede sin ingresos, pero la mayoría de ellas son el resultado de un problema de base:

“La empresa no ha sabido crear suficiente valor para sus clientes, y tras unos años renqueantes muere de apatía, de mediocridad. Pero sobre todo muere de comodidad”.

Muere sin ser recordada, sin ser añorada por nadie más que aquellos que la vieron nacer y los que se quedan sin trabajo. Es otra más que engrosa las estadísticas de mortalidad empresarial. Una auténtica tragedia. Pero una tragedia evitable.

Seguramente a todos, a toro pasado, se nos hubieran ocurrido mil ideas geniales que hubieran cambiado el rumbo de la empresa: apostar por internet antes que nadie, comprar esa máquina que nos intentaron vender hace tanto y que luego fue el estándar o hacerle caso a aquel chaval que nos dijo que el futuro era tal o cual producto. Hacia atrás es muy fácil predecir el futuro y tomar las decisiones correctas.

Pero no lo hicimos. No las tomamos porque era más cómodo seguir haciendo más de lo mismo, ordeñar a la vaca, imitar a los grandes del sector y dedicarnos a cuidar nuestro pequeño terruño. Un terruño que año a año se iba haciendo más pequeñito, pero no nos preocupaba, porque no éramos ambiciosos.

Haya crisis o no, hay dos tipos de empresa: las que agachan el lomo y siembran… y las que se dedican a mirar al cielo a ver qué cae, a esperar que los clientes vengan. ¿Y adivinas cuál de ellas es la que lo está pasando peor ahora, y que tiene más visos de morir?

La mayoría de las empresas mueren porque no han sabido crear un producto o servicio que realmente aporte valor a sus clientes, o al menos valor suficiente como para que paguen por ello. Y aunque en algún momento del pasado lo consiguieran,  a menudo lo que sucede es que se desconectan de esos clientes, se apoltronan y hacen más de lo mismo… que ya es suficientemente duro el día a día (otro gran asesino de empresas).

El problema es que olvidan que esos clientes iniciales que tan fieles eran han evolucionado, han ido cambiando mientras que nosotros no… y la competencia si.

Así que si no queremos morir, hay que salir a la calle todos los días, a hablar con los clientes, manteniendo un ojo en el presente y otro en el futuro… y con lo que aprendamos, tendremos que agachar el lomo y sembrar. No es cómodo ni fácil, y costará que suceda… pero el otro camino nos lleva a convertirnos en muertos vivientes que finalmente acabarán en el cementerio. Un mal plan, si me preguntas.

ZONA GRIS

Crear una empresa es una de las cosas más apasionantes que alguien puede hacer en su vida… pero también una de las más complicadas. No sólo porque una gran mayoría cierran a los pocos años, sino porque, como los bebés, vienen sin manual de instrucciones… y claro, es difícil saber si el éxito está a la vuelta de la esquina o si estamos atascados en la “zona gris”.

Hoy me gustaría compartir con vosotros una idea a la que llevo algún tiempo dándole vueltas, y que llamo “la zona gris”. Aunque hay muchas metodologías que supuestamente explican los pasos que deberíamos dar para tener éxito en una nueva empresa, o al menos validar rápido si las hipótesis en las que nos basamos tienen sentido, nadie nos prepara para la realidad.

LO QUE CREEMOS QUE VA A PASAR:

Es habitual que cuando uno crea su primer negocio, y tras algún tiempo trabajando en el producto, salimos al mercado esperando que suceda una de estas tres cosas:

ÉXITO (verde): tras unos pocos meses de pruebas, el mercado acepta el producto con entusiasmo y nos convertimos en uno de esos animales míticos, los famosos “unicornios” (ver TIP).

REGULAR (naranja): un tiempo de debacle y trabajo duro nos permitirán llegar finalmente al éxito que nos merecemos, dado lo mucho que hemos peleado por conseguirlo.

FRACASO (rojo): tras poco tiempo el mercado rechaza lo que hacemos y resulta claro que lo mejor es cerrar. «Game over».

LO QUE REALMENTE SUELE PASAR

Sin embargo, la realidad es mucho más terca, y como es habitual pocas veces cumple lo que esperamos.

Desgraciadamente lo que sucede a menudo no es eso, ya que:

  • Los unicornios son animales mitológicos, o por lo menos, estadísticamente irreales.
  • El mercado raramente tiene en cuenta “lo que nos hemos esforzado”.
  • Habitualmente somos los últimos en darnos cuenta de que hemos fracasado.

De todo lo anterior, realmente lo más grave es lo último…, ya que, implica que hemos dedicado meses o años de nuestra vida a algo que finalmente no ha tenido éxito (aunque siempre aprendamos, y la definición de éxito en una startup es algo muy personal).

La realidad a menudo se parece más a unas laaargas vacaciones en la “zona gris”:

¿CÓMO SABER SI ESTAMOS EN LA ZONA GRIS?

Realmente no sería tan difícil detectar que estamos en la “zona gris” si tomáramos perspectiva…Algunos síntomas que te pueden ayudar a detectar que vives en la “zona gris”:

  • Siempre parece que el éxito está al girar la esquina… pero nunca acaba de llegar. En la próxima presentación. Al cerrar el siguiente acuerdo. Cuando alcancemos x.000.000 usuarios…etc.
  • El mercado aún no ha “entendido” nuestra proposición de valor, estamos por delante de nuestro tiempo, habrá que “educar al mercado”…etc. (una de las frases que más miedo da oír, y con razón).
  • El éxito no llega porque al producto le faltan las funcionalidades x o y, y son absolutamente imprescindibles. O porque aún no tenemos suficiente volumen de clientes… o porque introduce aquí tu excusa.
  • ENLACE DE INTERÉS

Un ejemplo: un grupo de gnomos creen que creciendo y consiguiendo cada vez más ropa interior conseguirán beneficios de alguna forma mágica que está todavía por descubrir. El cuadro que aparece es autoexplicativo:

 

Fase 1: Recolectar ropa interior
Fase 2: ?
Fase 3: Beneficios

¿Absurdo? 

Fase 1: invertir en una enorme fuerza comercial que atraiga a miles de comercios para que ofrezcan sus productos con un gran descuento. Gastar miles de euros en publicidad para atraer a clientes.

Fase 2: ?

Fase 3: beneficios

 

Fase 1: construir un gran portal, atraer a cientos de miles de usuarios gastando mucho dinero en publicidad y marketing para tener mucho tráfico.
Fase 2: ?
Fase 3: beneficios

Siendo justo, la realidad es que en casi todos los casos sí que se había planteado una fase 2, habitualmente basada en “publicidad segmentada “ o en aspectos como “mejora progresiva del margen” o incluso “venta de datos agregados de usuarios”.

El problema no es si la montaña de calzoncillos es suficientemente grande… sino si a alguien le importa esa montaña

 

… ENTONCES, ¿HAY ALGO QUE PODAMOS HACER?

Sin duda. Estar en la “zona gris” no es per se un problema, es más bien la realidad para miles de emprendedores a lo largo y ancho del planeta. El problema es no ser consciente de ello y autoengañarnos, algo en lo que los fundadores somos unos maestros.

El problema es que el imaginario startup nos ha vendido que las curvas de crecimiento de la mayoría de las startups de éxito se parece a esto: (ver TIP)

Y claro, si no cumplimos el camino prefijado del famoso “palo de hockey”, vamos mal ¿no?. Pues NO necesariamente. Es una cuestión de escalas:

¿Sabes que pasaría probablemente si hiciéramos zoom en los 2-4 primeros años de cualquiera de esas empresas?

Que seguramente nos encontraríamos esto:

EN RESUMEN…

TODAS las nuevas empresas pasan una época de turbulencias en la zona gris. La diferencia es que las más sensatas trabajan duro para salir lo antes posible de la “zona gris” aunque eso implique enfrentarse con la ingrata realidad.

Y sólo hay 2 formas de salir:

  • o bien porque trabajan muy duro, tienen suerte, y el mercado las acepta…
  • o bien porque descartan el negocio y deciden cerrar.

Y esto sólo hay una forma de conseguirlo: forzando experimentos que, o nos llevarán un poco más cerca del éxito, o nos confirmarán que estamos en la zona de fracaso y que mejor cerrar. En cualquier caso, la clave es ponernos como prioridad salir lo antes posible de la “zona gris”, ya sea por abajo o por arriba.

Todo esto NO quiere decir que la persistencia y el trabajo duro no sean imprescindibles en el camino del emprendedor, y que debamos abandonar a la primera de cambio. Lo que implica es que asumamos con valentía la realidad y dejemos de desperdiciar nuestros recursos y tiempo en algo que no funciona. (si fuera ese el caso).

Y sí, el imaginario de autoayuda está lleno de casos y ejemplos de gente que, tras pelear mucho y recibir miles de “no” acabaron teniendo éxito. Pero, ¿crees que fue por su persistencia? ¿o crees que se trata de casos muy extremos utilizados para darnos una sensación prefabricada de ánimo y convencernos de que si te esfuerzas un poco más tendrás éxito… aunque estadísticamente sea MUY improbable? 

Así que averigua si estás en la zona gris… e intenta salir lo antes posible.

El programa de aceleración de mentorDay está diseñado para evitar estos fracasos y asegurar el éxito. Las empresas impulsadas con nuestro programa consiguen reducir el fracaso a la mitad.

PIENSA EN TI

  • 👩‍🏟 PARTICIPA en los WEBINARs prácticos, solicita tu plaza
  • 🌐 CONTACTA con otros proyectos y empresas, ¡inscríbete en el Networking!
  • 🚀 IMPULSA tu empresa en el programa de aceleración intensivo, ¡haz tu pre-reserva!

PIENSA EN AYUDAR A LOS DEMÁS

¡Valora este TIP!

Haz clic sobre las estrellas para valorar

Valoración «53» - Promedio «4.7»

Sin votos aún. ¡Se el primero en votar!

Lamentamos que no te haya sido útil.

¡Ayudanos a mejorar este TIP!

Déjanos un comentario y dinos como mejorarías este TIP

Copyright © mentorDay. Permitimos su reproducción total o parcial sólamente para ayudar gratuitamente a personas emprendedoras, nombrando siempre a su autor "mentorDay"

TEMAS
COMENTARIOS
Todos los Comentarios
COMENTARIOS

  1. Product market fit - Mentor Day WikiTips

    […] o innovadores o tecnológicos o «bonitos» … que el mercado no necesita, motivo del fracaso de muchas empresas,  y esto lo evitamos aplicando el Product market […]

  2. ¿CÓMO FIJO EL PRECIO DE VENTA? - Mentor Day WikiTips

    […] fijar el PRECIO de VENTA adecuado.  El error en la fijación del precio provoca muchos fracasos de nuevas […]

  3. Target, segmento de clientes - Mentor Day WikiTips

    […] Comenzar tu empresa dirigiéndote a todos los segmentos es un error muy frecuente que provoca muchos fracasos. […]

Translate »
Ir al contenido